domingo, 16 de octubre de 2011

"Encontrar a Wally : como encontrar al amor"


                                               " MEDIANERAS"


Tal el título de esta joyita; una película íntima , sutil , delicada y suave, sin grandes discursos ni efectos especiales; impacta justo ahí : en el centro de la soledad que nos  encierra a todos, o casi todos los habitantes de una gran ciudad como Bs. As.

¿Qué son los edificios en la vida de las personas?; ¿cómo impactan en nuestras vidas  cuando emergen así? :- irregulares, sin una lógica que haga más atractiva la mirada y el encuentro de las vidas que portamos.

¿Qué puede generar una arquitectura pensada para la soledad y el encierro?, departamentos convertidos en verdaderas "cajas de zapatos" para contener tantos sueños, los miedos, el fracaso, el vacío de vidas que se juegan en encuentros breves, ocasionales, a veces frustrantes.

Sin embargo esta geografía descolorida y descascarada como las paredes de los edificios; encierra un juego : la búsqueda y el encuentro con Wally ; fantasía equivalente al encuentro con un otro que también nos busca , entonces el encuentro con el amor sucede simplemente; deja de ser sólo un juego o cuestión de suerte
.


Toda la peli es una historia simple, que se cuenta de manera novedosa desde el foco de Gustavo Taretto, quien  dibuja , con sus trazos certeros ,  un lenguaje cargado de símbolos y señales tantas veces repetidas  como ornamentos vacíos de un escenario ciudadano caótico y vertiginoso,relata entonces un amor urbano en el punto mismo de su encuentro-desencuentro.
Taretto construye la historia con  poesía y, humaniza  definitivamente este paisaje de la soledad y la falta de comunicación en todas las vidas de las vidas que narra.

El talento de este director y he ahí el gran logro de su film- ; lo vuelve a contar con otros recursos ; con el humor, con la mirada cruda, irónica, que gana en   intensidad y, perturba cuando -como espectadores nos reconocemos  en esos elementos : -los balcones mezquinos, la falta de luz  ambiente en nuestras vidas, las cocinas milimétricas, ascensores herméticamente blindados para que ni la vida ni la angustia  se cuelen por sus ranuras; los ruidos del otro lado de la pared que nos taladran,  y no dan respiro a Mariana.




Qué decir de estos personajes :-Mariana y Martín están destinados a encontrarse en ese mandala de cemento que es la ciudad muchas veces, inconmovible, indiferente.
 Uno  es vecino del otro y sin embargo ambos están  tan lejos.
Dos perdedores que ganan con el encuentro; que resuelven el enigma de Wally, y por lo pronto generan un horizonte al vacío que padecen de sus propias vidas.


Pero justamente,son esos espacios miserables de las medianeras que se abren y al abrirse dan paso para la fuga de los miedos,del fracaso y ,de la enorme,lacerante soledad en que aún seguimos inmersos.


Una peli para no perderse, una trama tejida parejita,una orquesta que suena armoniosa y oxigena el aire viciado que respiramos en las paradas de los colectivos; una propuesta para salir del cine con otra mirada sobre la ciudad que construímos cada día, para preguntarse y no encontrar -aunque pasen  horas de haberla visto-una única respuesta posible.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada