viernes, 22 de julio de 2011

"LOS ESTUDIANTES SON NUESTRA VANGUARDIA"

ESTUDIANTES CHILENOS RESISTEN EN HUELGA DE HAMBRE Y CON SUS ESCUELAS TOMADAS,EN EL LICEO DARIO SALAS DE SANTIAGO. EXIGEN A PIÑERA LOS CAMBIOS ESTRUCTURALES EN LOS COLEGIOS Y LAS ESCUELAS QUE,EN MANOS COMUNALES,ARRASTRAN UN DETERIORO Y LA FALTA DEL PRESUPUESTO EDUCATIVO DESDE LA DICTADURA DE PINOCHET.


Quizá este coraje por parte de los jóvenes para enfrentarse ,con tantas convicciones, a los poderosos  hizo que una importante cantidad de intelectuales: narradores, escritores, poetas, músicos, artesanos trabajadores se sumaran en una declaración escrita en la que afirman, -entre otros conceptos-:

-“Es hora de dejar la hoja a medio escribir. Apartar el teclado. Cerrar las conexiones. Pararnos de nuestras sillas y dejar la impresora trabajando si hace falta. Todo para sumarnos a las demandas de los estudiantes chilenos por una educación de excelencia y de vocación igualitaria”, sentencia la primera parte de un manifiesto que desde el sábado se propaga por las redes sociales".

-“Los estudiantes son nuestra vanguardia. Saben y nos hacen saber que la educación no debe seguir segregando a los chilenos. Entienden que para evitarlo, la educación debe dejar de ser un objeto de lujo y del lucro de algunos en perjuicio de otros. Debe dejar de ser un negocio cuya rentabilidad sea regulada por el mezquino mercado”, añade la declaración firmada por algunos escritores latinaomericanos de renombre, como Georges Aguayo, Isabel Allende (Premio Nacional de Literatura), Rodrigo Morales, Marina Arrate, Armando Arteaga, Ana Becciú, Diana Bellessi, Adriano Corrales, Poli Délano, Diamela Eltit (Premio José Donoso), Francisco Garamona, John Hassett, Raúl Zurita (Premio Nacional de Literatura) y Josefina Ludmer, por citar algunos nombres."


¡qué importante sería hoy en Argentina un gesto similar por parte de intelectuales, educadores de todos los sectores y niveles, crear un colectivo en defensa de nuestra Escuela Pública, que acompañe las luchas de nuestros jóvenes estudiantes que siguen discutiendo su presente, proponiendo formas de organización, diálogo, asambleas, discusiones para mejor encaminar esta lucha por sus escuelas y sus edificios, -hoy muchos  de ellos en ruinas-, además de la calidad educativa que les permita  proyectos de vida propios, que contemplen sus deseos y sus sueños, y permitan una sociedad más humana, que no expulse a otros jóvenes, con igualdad de oportunidades para todos, principalmente para los hijos de las clases más humildes y olvidadas. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada