sábado, 13 de agosto de 2011

"EL AFRICANO" de J.M.G Le Clézio

 "El africano",novela breve pero inolvidable,intensa,-que perdura con los días.
Llegó a la biblioteca de la escuela a través del Programa 3X1,del plan de lectura del G.C.A.B.A, y qué acierto pensar en esta literatura para los estudiantes de nuestra escuela!!!.

-Vale la pena esta joyita de libro que remite a la infancia y esas preguntas primeras que todos nos hacemos sobre la vida que vivimos o que nos toca,  sobre quiénes somos realmente; de qué padres venimos, dónde y cómo fuimos pensados por ellos la primera vez; aún antes de concebir nuestra vida posterior, y hacia dónde vamos.
 
Le Clézio construye una voz que dialoga con una historia y un pasado para poder conocer y pensar hoy , un presente en clave de homenaje a la figura de su padre; ese médico anticolonialista,
 que llega a un pueblo olvidado del África  profundo ;  y allí en aquel pueblo de Ogoja rememora : -..."mi padre descubrió, después de todos esos años en los que se había sentido cercano a los africanos, su pariente, su amigo, que el médico era otro actor del poderío colonial, no diferente del policía, del juez o del soldado. El ejercicio de la medicina era también un poder sobre la gente, y la vigilancia médica era también una vigilancia política".

El narrador a lo largo del relato descubre a la verdadera figura de su padre :
- ..."en contacto con la humanidad en toda su realidad  sufriente,el olor del miedo,el sudor,la sangre,el dolor,la esperanza,la pequeña llama de luz que a veces se enciende en la mirada de un enfermo,cuando la fiebre se aleja,o ese segundo infinito en el que el médico ve cómo se apaga la vida en la pupila de un agonizante...es en Ogoja cuando mi padre comprobó la imposibilidad de llegar hasta el final de su trabajo".
A esa África quiero volver sin cesar, a mi memoria de niño.A la fuente de mis sentimientos y mis determinaciones"

El narrador cierra este capítulo con la pregunta sobre la humanidad de su padre y la de todos los hombres:-¿qué hombre se es cuando se han vivido experiencias tan dolorosamente humanas?-se plantea,y continúa en su afán de conocer a ese extraño que sin embargo es su padre,el verdadero: el africano.

Porque a ese territorio quiere volver para entender quién ha sido ese hombre,su padre y quién su madre;y porque aspectos de su propia existencia están ancladas allí en esas lejanas tierras y en tan extraño paisaje.


Mención especial merece el trabajo de traducción de Juana Bignozzi,en su creación poética como traductora,-ella es una poeta extraordinaria-,que no escatima en imágenes y múltiples recursos propios del arte poético, para hacernos llegar a los lectores un África tan nítido, real, cercano, bello y estremecedor en sus descripciones: -"delante de la casa de Ogoja, pasado el límite del jardín (más una pared de matorrales que una cerca cuidada) empezaba la gran llanura herbosa que se extendía hasta el río Aiya. La memoria de un niño exagera las distancias y las alturas. Tenía la impresión de que esa llanura era tan vasta como el mar".
"Al irnos a Africa habiamos cambiado de mundo. La llanura herbosa delante de la cabaña era inmensa, peligrosa y atractiva como el mar. Nunca había imaginado que gozaría de esa independencia. La llanura estaba allí, delante de mis ojos, lista para recibirme".

Leer "El africano"vale la pena como experiencia de viaje y aventura no sólo hacia el corazón de un continente que duele por tanta violencia política y cultural por tanto saqueo y olvido de los grandes imperios que lo esquilmaron; sino además, y en esto está el plus  de un libro que deja marcas;porque inmediatamente uno como lector necesita  escribir el propio padre; imaginar ese momento anterior al parto, a la llegada al mundo ,y que está capturado en el momento mismo de la concepción de otra vida que a uno lo trascienda.

Tal vez allí,en ese instante fugaz; -es bueno creer como en África-; se juega todo lo que luego se es o se puede llegar a ser en términos de hombre o mujer, en términos de humanidad, a partir de esa fusión que dos cuerpos; el de los padres; generan al momento de concebirnos como vidas y destinos posibles a cada uno de nosotros mismos. En lo que portamos de singulares y diversos, en el transcurso de una vida.¿Quién uno es?¿De qué padres venimos?¿Qué otros hubiéramos podido ser de otro modo?.Preguntas, preguntas, más preguntas... y ganas de seguir conociendo un paisaje lejano, ajeno, propio y extraño al mismo tiempo, eso es este libro que viene como un regalo y un derecho; para los lectores de la escuela y los chicos que concurren a ella en busca de esa diferencia que no está en la tele o en el face, y sí en este arte de la escritura que es pura literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada